Delito de fraude y amenazas: delitos informáticos más comunes en Internet



El fraude y las amenazas por Internet fueron los delitos informáticos más comunes en España durante 2013. De hecho, según un informe publicado por el grupo de noticias Colpisa, en 2013 se registraron 42.437 delitos informáticos, de los que más de la mitad eran fraudes o estafas.

 
El perfil de estos ciberdelincuentes no está definido, ya que identificar a las personas que delinquen a través de la Red se hace complejo debido a la diversidad que ofrece el medio. Aunque es evidente que este tipo de delincuentes nunca se identifican ante sus víctimas porque una de las características de su acción es engañar al mayor número de personas lucrándose a su costa.

 

delito receptación

 
La venta de servicios o productos falsos es uno de los ciberdelitos más extendidos en la Red. En estos casos la operativa es muy sencilla, pues lo que se hace es ofertar artículos a un precio más bajo que el del mercado offline siendo este el principal gancho. Los precios bajos son, por tanto, el principal reclamo de estos delincuentes que a través de este sistema hacen caer en sus redes a miles de víctimas que después de haber invertido una cantidad de dinero no verán nunca la compra que se aventuraron a realizar a través de la Red. Los estafados no sólo se quedarán sin su adquisición, es posible que también pierdan algo más de dinero porque la finalidad de estos ciberdelincuentes es sustraer a la par los datos bancarios que utilizarán para realizar compras a costa del estafado, que no se dará cuenta del engaño hasta que revise los movimientos en sus cuentas.

 
Otro elemento a tener en cuenta es que estos criminales optan por robar cantidades de dinero pequeñas, no superiores a 400 euros, porque por estas cantidades sustraídas las penas son menores que en robos de cuantías superiores: entre seis meses y tres años de prisión.

 
De este informe se desprende también, que quienes defraudan en Internet no son nuevos delincuentes. Generalmente se trata de personas ya dedicadas delinquir anteriormente o por los medios tradicionales, pero que ahora se han adaptado a la nuevas tecnologías No obstante, en otros casos son bandas organizadas con pocos miembros que a veces hasta ni se conocen, ya que contactan vía Internet exclusivamente. Para comunicarse utilizan la llamada “deep web”, una especie de red paralela al Internet accesible a todo el mundo y al que sólo se puede acceder a través de una invitación.
Al mismo tiempo, con la aparición de las redes sociales se han multiplicado los delitos de amenazas, injurias y calumnias a través de Internet (11.000 delitos en total registrados en España durante 2013). Los delitos relacionados con la pornografía infantil representan un porcentaje del 1,8% del total, pero preocupan especialmente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado por su sensibilidad.

 
En cuanto a los delitos de piratería, es decir, los que se refieren a la vulneración de la propiedad industrial e intelectual, apenas alcanzan el l 1% del total.

 

 
Por último, destacar que de todos los delitos informáticos de 2013, únicamente el 12% terminó con un detenido o un imputado. Sin embargo, según han explicado fuentes policiales, esta cifra no es del todo real pues a veces es una única persona la que ha perpetrado varios de estos delitos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2004-2018 DelitosInformaticos.com Revista de información legal | Condiciones generales | Datos identificativos
Política de cookies | Artículos (RSS) | Comentarios RSS)