¿Cómo se regula la Deep Web y Darknet en nuestro ordenamiento jurídico?



En los últimos tiempos, es frecuente escuchar en los medios de comunicación o en la prensa lo que se ha denominado como Deep Web, DarkNet, Web Profunda o Hidden Web. El uso de estos términos está vinculado usualmente con la comisión de actividades ilícitas como el tráfico de drogas, pornografía infantil, venta de armas, blanqueo de capitales a través de Bitcoins o incluso la posibilidad de contratar a un hacker o a un “asesino a sueldo”, entre otras.

El caso más reciente donde se ha hecho referencia a la “Deep Web” es respecto a la filtración de información personal de la víctima de “la manada”, pues se introdujeron a través del navegador TOR – uno de los navegadores de la Deep web – el cual permite acceder a esa parte de Internet que queda oculta a los buscadores tradicionales. Por ello, aunque los datos fuesen filtrados,presuntamente, por primera vez en Forocoches y Burbuja.info, es posible acceder a la información personal de la víctima a través de esta parte oculta de Internet.

 ¿Qué se entiende realmente por Deep Web y Darknet?

La Deep web se conoce como “el Internet profundo o Internet invisible a todo el contenido que no forma parte del Internet superficial o como el conjunto de todas aquellas páginas web que no se encuentran indexadas por los motores de búsqueda – como Google o Bing por ejemplo -.

Por lo tanto, todas aquellas páginas de sección privada forman parte de la Deep Web, ya que las mismas no se encuentran indexadas en ningún buscador. Sin embargo, dentro de la Deep Web se encuentra la Darknet o Web oscura cuyo  acceso no puede llevarse a cabo por medio de los navegadores convencionales, sino que es necesario emplear otro tipo de sotfware. El más utilizado es TOR, el cual permite navegar de manera anónima, ocultando la IP desde la que se accede.

 

¿Es ilegal acceder a la Darknet?

Así, el simple acceso a la web profunda no supone la comisión de ningún hecho delictivo en España. Por el contrario, en algunos países como Austria, China, Egipto o Rusia, el uso y la tenencia de este tipo de navegadores específicos sí que se penaliza.

Sin embargo, expertos informáticos coinciden en que es necesario tener precaución si entramos en esta zona de Internet, ya que nos exponemos a situaciones en las que alguien puede hackear nuestro ordenador, o incluso, podríamos ser víctimas de estafas, pues aunque algunos de los productos que se vendan no sean ilegales, estos podrían ser manipulados, falsos o incluso peligrosos para la salud.

Como sabemos, los delitos tecnológicos se caracterizan por la dificultad que supone perseguir a los autores de los mismos, acentuándose esa posibilidad cuando los actos ilícitos se cometen a través de la Deep Web.

¿Es legal adquirir productos o acceder a los contenidos de la Darknet?

Aunque una gran parte del contenido que forma parte de la Deep Web es ilícito, existe otra gran cantidad de información que no lo es.

Si los productos a los que se intenta acceder son ilegales, el simple hecho de adquirirlo podría ser motivo de detención. Ello se debe a que la Darknet se caracteriza por promover todo tipo de actividades ilícitas, por lo que está frecuentemente controlada e investigada por unidades de inteligencia y seguridad así como por la policía.

Respecto a la simple visualización de los contenidos que ofrece esta parte de Internet, no sería ilícito acceder a este tipo de información, salvo que se acceda a sabiendas a pornografía infantil. El artículo 189.5 del Código penal castiga con la pena de tres meses a un año de prisión o con multa de seis meses a dos años a aquellos que adquiera o posean pornografía infantil así como a aquellos que accedan a sabiendas a pornografía infantil.

En resumen, de momento no existe una regulación específica sobre el uso de este tipo de navegadores específicos que nos permiten entrar en la denominada Web oscura o Darknet. Por lo que actualmente, la simple descarga, instalación y uso de los mismos no suponen la comisión de ningún ilícito penal o administrativo.

Sin embargo, si se accede para comprar productos ilícitos, podría ser constitutivo de delito. Mientras que la simple visualización de los contenidos de esta parte del Internet no está penalizada, a excepción de la pornografía infantil, como hemos indicado anteriormente.

 

Autora: Ascensión García Moreno


Reciba en su correo las últimas noticias de DelitosInformaticos.com

Email

He leido y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Tenemos respuesta a tu problema legal

Abogados Portaley

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2004-2018 DelitosInformaticos.com Revista de información legal | Condiciones generales | Datos identificativos
Política de cookies | Artículos (RSS) | Comentarios RSS)